El drenaje linfático manual es una técnica de masaje que consta de un protocolo de maniobras manuales indoloras que, basadas en un profundo estudio de la anatomofisiología del sistema linfático, se realizan con el fin de drenar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada(edema) hacia territorios linfáticos sanos para su evacuación manual por el torrente venoso.

La clave del éxito del DLM está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos que hoy por hoy no son capaces de drenarse por medios instrumentales (por ejemplo, la presoterapia que solo drena líquido intersticial). En casos de extirpación de ganglios, drenaremos la linfa estancada, hacia los ganglios sanos para su posterior eliminación. El DLM debe ser realizado exclusivamente por un fisioterapeuta especializado para garantizar la eficacia del mismo. El tiempo de tratamiento varía en función de la zona a drenar, pero suelen ser sesiones de aproximadamente una hora.