¿Apoyar la pierna en la muleta? ¿Cómo bajar y subir escaleras con muletas? ¿Cómo usar muletas?

como usar muletas

Seguramente les suena esa imagen, la zona posterior de la rodilla apoyada en la «empuñadura» de la muleta…

Pues tenemos que decirles que no es aconsejable esta práctica, evitarán posibles lesiones y/o dolencias, ya que no conviene «comprimir» esta zona con una lesión.

Y no es porque lo digamos nosotros desde nuestra Clínica de Fisioterapia en Granada, esta afirmación la hace el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, en una acción coordinada con otros colegios de Cantabria, Valencia, Galicia, País Vasco, Cataluña y Navarra: «12 meses… 12 consejos de salud».

 

Además de este consejo, lanzan diferentes «tips» para usar correctamente las muletas:

  • Recomiendan que a la hora de utilizar muletas, la empuñadura quede al nivel de la cadera, y que el codo esté flexionado a unos 30 grados.
  • En el caso de que estiren el brazo, la empuñadura de la muleta debería situarse a la par que el reloj…
  • Otro «tip» interesante es el cómo usar las muletas a la hora de caminar:

– En primer lugar, aunque dependerá de la tipología de lesión, no deben tener mucha prisa.

–  Al caminar, se adelantarán ambas muletas, siempre colocando primero la pierna lesionada entre ellas, y después la pierna que tengan bien.

–  El Colegio comenta que una vez que se gane en confianza, podrán alternar este orden.

  • En el caso de que solo se apoye un pie, se dará un impulso hacia delante.
  • La muleta deberá colocarse, siempre que estén con confianza y estables, en el lado contrario a la lesión, y siempre por delante del pie.

A la hora de subir escaleras, siempre hay dudas de cómo es la mejor fórmula, o al menos la menos dañina y/o dolorosa… Recuerden esta frase:

 

«Pierna buena al cielo para subir, pierna mala al infierno para bajar»

 

En el caso de que tengan dos muletas: suban primero la pierna sana (a la par que las muletas) > la lesionada acto seguido.

Si por el contrario, únicamente se está usando una muleta, siempre deberá estar en el lado opuesto a la lesión, y, tras la pierna sana > se sube muleta y pierna «mala» al mismo tiempo.

¡Pero ojo! En el caso de que estén bajando esas escaleras, ya saben que «todo lo que sube… baja», es justo al revés; irá antes de nada las muletas > pierna con lesión > dejando para el final la pierna sana.

Con una sola: muleta > pierna lesionada> pierna sana

Como ven, son pequeños consejos pero muy útiles cuando estén utilizando muletas. No es algo a lo que seguramente estén acostumbrados, pero sí es interesante seguir estas recomendaciones con objeto incluso de no padecer una nueva lesión, o de empeorar la patología por la cual las llevan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *